lunes, 16 de septiembre de 2013

Relaciones estadísticas vs relaciones determinísticas (II)

En los fenómenos determinísticos, por otra parte, tratamos con relaciones tales como la ley de la gravedad de Newton, la cual plantea que toda partícula en el universo atrae a cualquier otra partícula con una fuerza directamente proporcional al producto de sus masas e inversamente proporcional al cuadrado de la distancia entre ellas. Simbólicamente, F=k(m1,m2/r²), donde F=fuerza, m1 y m2 son las masas de las dos partículas, r=distancia, y k=constante de proporcionalidad. Otro ejemplo es el de la ley de Ohm, la cual postula que para conductores metálicos dentro de un rango limitado de temperatura, la corriente C es proporcional al voltaje V; esto es C = (1/k)V donde 1/k es la constate de la proporcionalidad. Otros ejemplos de tales relaciones determínisticas son la ley de los gases de Boyle, la ley de electricidad de Kirchoff y la ley de movimiento de Newton.

En este contexto no estamos interesados en tales relaciones determinísticos. Obviamente, de haber errores de medición, por ejemplo, en la k de la ley de la gravedad de Newton, la relación que de otra forma hubiera sido determinística se convierte en una relación estadística. En esta situación es posible predecir la fuerza en forma aproximada solamente, a partir de un valor dado de k(y, m1, m2 y r), el cual contiene errores. La variable F se convierte en este caso en aleatoria.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario